Las 10 leyes más raras de Singapur

publicado en: SINGAPUR, VIAJAR | 0

Las 10 leyes más raras de Singapur

¿Preparando tu viaje a Singapur? Tal vez no hayas oído hablar de esto, pero las leyes en Singapur son bastante severas y…ejem…raras. Te vendrá bien saber qué puedes y qué no puedes hacer, porque aquí, para más inri, son bastante escrupulosos en lo que respecta al cumplimiento de la ley. Para evitarte sustos hemos preparado una breve lista con las 10 leyes más raras de Singapur, ¡y no dejes que el peso de la ley caiga sobre ti!

Si lo consigues, entonces seguro que disfrutarás de una ciudad vibrante, dinámica y muy llamativa. Pasando de los centenarios "shophouses" a los futuristas Gardens by the Bay, te sorprenderá ver que Singapur tiene muchas cosas que ofrecer al turista; todas ellas sintetizadas en el artículo Top 10: qué ver en Singapur en tres días y sin gastar una fortuna.

leyes singapur

1.    Tira siempre de la cadena.

A no ser que tengas la fortuna de dar con un inodoro japonés (de esos que te dan los buenos días) que tire de la cadena por ti cuando termines, tendrás que hacerlo tú mismo so pena de multa.

2.    Prohibido masticar chicle

Si quieres ser el más rebelde de Singapur, mastica chicle por la calle… y prepárate para enfrentarte a las consecuencias. Orbit y otras grandes marcas de chicle llevan buen tiempo haciendo “lobbying” y su sufrido esfuerzo tuvo su recompensa, ya que fue posible "flexibilizar" la prohibición en 2014. Actualmente, puedes masticar chicle para propósitos "terapéuticos"; pero como dudo que sea tu caso, ¡ mejor quno mastiques chicle en Singapur! A no ser que quieras ser el más malote de la ciudad claro.

3.    No orines en el ascensor

Parece obvio, y debería ser obvio, pero no para las autoridades singapurienses que prohíben expresamente esto. Pues eso, busca un baño antes y cuando termines, recuerda, tira de la cadena (vuelve al punto 1) 😉

4.    No des de comer a las palomas

Las palomas no es que gocen de gran reputación en el resto de las metrópolis, pero es que aquí las detestan. Si te pillan echando un cacho de tu bocadillo a una paloma, te puede caer una multa. Singapur no es país para palomas.

5.    No caminar desnudo por tu casa

Ya sea en un Airbnb o una suite de un hotel de 5 estrellas, si algún envidioso vecino te pilla paseándote por tu estancia como Dios te trajo al mundo, llamará inmediatamente a la policía y te meterás en un lío.

leyes tontas singapur

6.    No tires cigarrillos ni envoltorios por la calle

Ni nada que pueda ser considerado como “basura”. No ensucies hablando en plata. Lo cierto es que con esta ley no podríamos estar más de acuerdo.

7.    No cantes canciones obscenas

Si eres de los que te da por cantar en la ducha o por la calle, que no sea a Snoop Dogg o Bad Bunny, porque ojito, si hay un agente de la ley cerca te caerá una multa, o incluso 3 meses de prisión. Para leyes raras en Singapur esta...

8.    No escupas por la calle

O en cualquier espacio público, para ser más específicos. Los turistas chinos cuando vienen aquí deben de estar comiéndose las uñas de tanto tener que reprimirse de hacerlo.


Los singapurenses cumplen las leyes de Singapur, y es por eso que las calles están limpias como una patena vayas donde vayas. ¿Dónde puedes ir? Te lo decimos en Top 10: qué ver en Singapur en tres días y sin gastar una fortuna.


9.    Prohibido comer y beber en el metro

Y esa es una de las razones por las que presumen de tener el transporte público más limpio del mundo. Y no van a permitir que tú se lo estropees…

10.  No te conectes a un WiFi desconocido

Conectarte al WiFi del vecino te podría salir aquí muy caro.

leyes raras en singapur

Vale la pena recordar estas normas de comportamiento cuando vayamos a Singapur, y no nos meteremos en problemas. "Mi libertad termina donde comienza la tuya". En Singapur, esta máxima se aplica con la más estricta rigurosidad. ¿Se pasan 100 pueblos? Es probable, pero la cuestión es que hay que adaptarse a sus reglas si queremos disfrutar del viaje al máximo. Ellos quieren un país seguro, limpio y ordenado y es el camino que han emprendido... y nos toca respetarlo nos guste o no.