Cuevas de Batu: un lugar mágico a las afueras de Kuala Lumpur

publicado en: DESTINOS, MALASIA | 0

Cuevas de Batu: un lugar mágico a las afueras de Kuala Lumpur

En las Cuevas de Batu (en inglés Batu Caves) se encuentra uno de los templos hindús más populares fuera de la India, además de un importante lugar de peregrinación para los hindús de toda Malasia.

Durante el Festival Anual de Thaipusam, llevan hasta aquí en procesión, desde el templo de Sri Mahamariamman en Kuala Lumpur (del que hablamos en nuestra GUÍA DE KUALA LUMPUR - 19 LUGARES QUE NO PUEDES PERDERTE EN KL), un carruaje de plata con las figuras del Señor Murugan y sus consortes Valli y Teivayanni; es un buen caminito. Si tenéis la suerte de estar en Kuala Lumpur en este tiempo, ¡debéis verlo! Por lo que hemos leído y visto es impresionante.

Os dejamos un video, en inglés subtitulado, muy interesante sobre este festival, que también os ayudará a comprender mejor el hinduismo y a entender la pasión que mueve a sus fieles a hacer este peregrinaje.

Pero dejando el festival a un lado, el lugar es una visita obligada en Kuala Lumpur. ¿Por qué? Pues ahora os lo contamos.

Pero antes, algunas informaciones prácticas.

hindus cuevas de batuKasia "camuflándose" entre los hindús XD

Cómo llegar a las Cuevas de Batu

Las Cuevas de Batu se encuentran a media hora en tren del centro de Kuala Lumpur; el tren de cercanías, aquí llamado KTM Komuter, es la forma más rápida y sencilla de ir. En Malasia los trenes cuentan con vagones exclusivos para mujeres, ¡no valen parejas! Tenerlo en cuenta, no sea que os metáis ahí por error como nos pasó a nosotros (siempre nos pasan estas cosas, no tenemos arreglo). Pero tranquilo, una vez lo sepas es imposible que te equivoques, porque salta a la vista.

Entrar a las Cuevas de Batu

La entrada al complejo es gratuita, pero hay que tener en cuenta que es un lugar sagrado para los hindús y hay que vestirse apropiadamente. Hay que cubrirse los hombros y llevar pantalón o falda larga (que cubra hasta los tobillos). Si no caíste en ello no pasa nada, puedes alquilar a la entrada las prendas necesarias. Nosotros fuimos esta vez preparados 😉

Una cosa mas: por esta zona no hay muchos sitios para comer, por lo que será mejor que llevéis con vosotros bocadillos y agua.

Los monos de las Cuevas de Batu: los amos del lugar

Lo primero que vemos al salir de la estación de tren es una banda de monos correteando entre los viandantes y comiendo frutas, cáscaras de coco y plátano del suelo. monos en las cuevas de batu kuala lumpur

Aunque el valor cultural y religioso de este sitio es indiscutible, inmediatamente captan nuestra atención estos seres impetuosos e impredecibles. Durante mucho tiempo estamos absortos observando a estas inteligentes criaturas, insoportables en ocasiones, pero realmente encantadoras. No obstante nos andamos con ojo; es siempre recomendable vigilar tus pertenencias en su presencia, máxime si estás rodeado por ellos como aquí nos sucedía.

Saliendo de la estación, los vendedores nos animaron a comprar plátanos y otros manjares para dar de comer a los monos, para gran regocijo de los últimos. No lo hicimos, pues habíamos leído que si los monos ven bebida y comida, y no digamos si encima se la ofreces, se ponen bastante agresivos y tenaces. Es habitual ver grupillos acosando a los turistas.

Lo mejor es dejar toda la comida bien guardadita y oculta e intentar no sacarla en su presencia. Nada de llevar el avituallamiento en bolsas de plástico. Nosotros usamos una mochila y no tuvimos ningún problema. ¡Ah, y cuidado con llevar bolso! Los monos los asocian con bolsas con comida, y si lo agarran te costará Dios y ayuda recuperarlo de donde quiera que se lo lleven con ellos.

Muchos turistas no están al tanto de estas precauciones, por lo que los números cómicos están aquí a la orden del día: que si una mujer persigue a un mono que le arrebató alguna cosa; más adelante, una pandilla de monos persiguiendo a un asustado hombre que, un momento antes, les cedió amablemente un plátano; para terminar, un despreocupado y sediento turista, va a echar mano de su botella de agua fresquita cuando viene un mono por detrás y se la tira al suelo, y encima luego se la bebe delante de sus narices…

Bueno, y ahora vamos con lo que es importante de verdad en las cuevas de Batu.

Qué son las Cuevas de Batu

El complejo de las Cuevas de Batu, formadas hace más de 400 millones de años, consiste de las siguientes: Cueva del Templo (Temple Cave), Cueva Oscura (Dark Cave), Cueva de la Galería de Arte y Museo (Art Gallery Cave & Museum Cave) y Cueva Ramayana (Ramayana Cave).

Nos dirigimos a la más importante de ellas, la Cueva del Templo y desde una considerable distancia, se puede ya admirar la imponente estatua del dios de la guerra Murugan, con 43 metros de altura. Es la estatua más grande dedicada a esta deidad en todo el mundo. Su construcción tomó más de 3 años y para ello fueron contratados más de 50 escultores importados directamente de la India. La estatua se inauguró en 2006.

Buscamos un punto desde el que poder contemplar todo el magnífico conjunto: la poderosa estatua, los 272 escalones y la entrada a la cueva. Encontramos un punto perfecto y observamos con atención.

Ya conoces esa sensación: meses o incluso años después, llegar a ese lugar que tantas veces viste en las postales o la televisión, y puedes visualizarlo perfectamente en tu imaginación. Esto era lo que nosotros imaginábamos encontrar:

cuevas de batu afueras kuala lumpur

Luego llegamos al lugar y resulta que se parece a esto:

obras remodelacion cuevas de batu

La enorme estatua, con tubos hasta la cintura, parecía estar sentada sobre el andamiaje, tomándose por fin un descanso tras casi 10 años aguardando pacientemente de pie. En todas partes hay andamios y trabajadores transportando piedras. “Puesss no era lo que esperábamos” – pensamos. “Aunque bueno, los turistas venideros agradecerán estas obras de mantenimiento y remodelación.” – convenimos, buscando algo de consuelo con este pensamiento.

Pero a pesar de todo esto, la visión del conjunto merece totalmente la pena. Caminamos hasta el pie de las escaleras de entrada.

Para entrar a la cueva, hay que subir las escaleras hasta la parte superior. Un sonriente trabajador nos detiene, levanta 2 cubos de grava y nos los cede, como si se trataran de un testigo. Nos dice algo, que no entendemos, pero nuestros cerebros interpretaron tal que así: “Oh, ya que subís, podéis colaborar con la renovación y llevar un cubo de grava hasta la entrada del templo.” Miramos arriba, el cuadro no es muy alentador: un ardiente sol de mediodía, ni un resquicio de sombra y un sinfín de escalones plagados de monos, mientras voluntariosos turistas atraviesan sus filas cargando también piedras... – "Bueno venga, vamos a hacerlo. Tal vez, si colaboramos y volvemos el año que viene, las obras ya habrán acabado." – Cogemos el relevo, y con este pequeño peso adicional subimos arriba, siempre bajo la atenta mirada de los monos, que cualquiera diría que están ahí supervisando la obra.

interior temple cave

Subimos los 272 peldaños, dejamos las piedras y caminamos por el interior. Al final del pasaje hay otro tramo de escaleras (más corto afortunadamente), y al final de estas se encuentra el templo dedicado a Murugan. Es una estancia cerrada, con un techo natural de más de 300 metros de altura y un enorme tragaluz que baña de luz celestial el templo.

Hay pocas personas y la estancia rezuma tranquilidad. Aquí el aire es denso, debido a las múltiples lámparas de aceite que arden dentro del santuario; algunos fieles caminan alrededor del templo rezando, absortos en sus oraciones, mientras otros descansan a los pies de la escalera del templo; los monos, perezosos, toman el sol en las esquinas; las palomas reposan en las grietas de la caverna, gorjeando; los gallos (sí, hay gallos) picotean el suelo con paso relajado... Nosotros también nos tomamos un descanso mientras contemplamos embelesados la escena.

visitar batu caves kuala lumpurCueva del templo

Murugan se representa a menudo asiendo una lanza, montado en un pavo real y en su bandera aparece un gallo. La lanza la recibió de Shiva para luchar contra el demonio Soorapadam; durante su enfrentamiento, Murugan arrojó la lanza contra su infame rival, cuando este último, consciente de su inferioridad e inminente derrota, intentó huir convirtiéndose en un árbol de mango. La lanza dividió el árbol (y a él, por consiguiente) en 2 mitades, las cuales, tras recibir la bendición de Murugan, se transformaron en un pavo real (su montura) y un gallo (su bandera).

Descendemos y volvemos sobre nuestros pasos. A los pies de la ladera de piedra caliza hay otra caverna interesante: la Cueva Oscura, una caverna natural e inmaculada, que solo puede visitarse en grupo y por turnos pagando 35RM. Más adelante está la Cueva de la Galería de Arte y Museo, con figuras y pinturas de la mitología hindú; hay que pagar para entrar en ambas.

Por el camino hay numerosos templos nada desdeñables de una visita.

cuevas de batu cavesColorida fachada con representaciones de Vishnu

Finalmente, pegada a la estación de tren, está la Cueva Ramayana. Una estatua de 15 metros de Hanuman, dios mono y devoto sirviente de Rama, nos da la bienvenida.

hanuman batu cavesEstatua de Hanuman

La entrada también es de pago, pero cuesta solamente 2RM. El lugar nos llama la atención y decidimos entrar.

estatua krishna cueva ramayanaEn la entrada a la cueva hay una estatua de Krishna conduciendo un carruaje de caballos.

Dentro de la cueva, se representa con figuras la historia de Ramayana, un poema escrito hace más 2000 años y que cuenta la odisea del rey Rama para recuperar a su esposa del malvado Ravana. Las figuras cubren todas las paredes y están iluminadas por luces de colores. Dimos un tranquilo paseo por aquí.

Finalmente hicimos la mañana en este complejo de cuevas único, aunque también es cierto que pasamos mucho tiempo haciendo fotos, visitando algunos de los muchísimos templos aquí concentrados y observando a los monos (sí, somos así de críos), pero podría visitarse todo en 2 horas fácilmente.

Lo que no cabe lugar a la duda, es que si vas a Kuala Lumpur tenéis que visitar este sitio, además de las Torres Petronas, la Mezquita Nacional, Chinatown... bueno un montón de sitios de los que hablamos en nuestra GUÍA DE KUALA LUMPUR - 19 LUGARES QUE NO PUEDES PERDERTE EN KL.

¿Estuviste aquí cuando no habían obras? ¿Qué es lo que más te gustó del complejo? ¡Esperamos tus comentarios!

 

Comparte este post en tu red social preferida si piensas que podría ser de utilidad a alguien, ¡nada podría hacernos más felices! 🙂

Y por último, puedes inscribirte a nuestra newsletter para estar al día de los últimos artículos. Inscribirse es un minuto, ¡y no tienes que hacer nada más! Nosotros te mandaremos la información directamente a tu correo electrónico.


¡Terimah Kasih por leernos! Esperamos volver a verte por aquí 🙂 ¡Hasta la próxima!